Degeneración macular asociada a la edad (DMAE)

Publicado por: Ignacio Rouzaut S.L. Categoría: Ayuda Baja Visión Fecha: Comentarios: 0 Hit: 131

La DMAE es una enfermedad degenerativa y progresiva que afecta al área central de la retina: la mácula.

La mácula es la responsable de la visión que utilizamos para las actividades de la vida diaria como conducir, leer, identificar a las personas, etc. Al afectar al área macular, el campo visual central se ve alterado, por lo que pueden aparecer las líneas onduladas, puntos ciegos (escotomas), distorsión de las imágenes y otras alteraciones visuales. La enfermedad progresa, y sin tratamiento puede desencadenar la pérdida de la visión, afectando a las más simples actividades cotidianas.

Degeneración_macular

Existen dos tipos de DMAE:

DMAE Húmeda o Exudativa:

Es la menos frecuente, alrededor del 15% del total, pero la más grave: rápidamente progresiva, incluso en pocos meses, y compromete de forma muy importante la visión de los detalles. Puede complicarse con fenómenos proliferativos neovasculares.

DMAE Seca:

Es la más frecuente afectando a un 85% de los casos de DMAE. Más benévola que la anterior, la progresión es lenta.

Existen factores de riesgo asociados a esta enfermedad:

  • La edad es el más importante, suele aparecer por encima de los 60 años.
  • La exposición a la luz y los ojos claros.
  • Los factores genéticos.
  • El tabaco.
  • Déficit de nutrientes.

El tratamiento se aborda de distinta forma según el tipo de DMAE de que se trate, en el caso de la SECA es muy importante la prevención así como la progresión de la enfermedad.

Es fundamental modificar los factores de riesgo cuando sea posible.

Para la DMAE HÚMEDA se están utilizando fármacos intravítreos conocidos como anti-angiogénicos.

Se ha descubierto que una proteína del sistema inmune combate la degeneración macular asociada a la edad.

Su administración no requiere de inyecciones intraoculares, aunque la terapia aún no se ha sometido a ensayos clínicos. Si estos resultados se confirman, se podría incluso usar de forma preventiva en personas de riesgo.

En cualquier caso, sea del tipo que fuera, cuatro puntos deben ser los pilares de la terapéutica:

  • Abandonar el hábito de fumar.
  • Protegerse frente al sol usando filtros selectivos.
  • Visitar periódicamente al oftalmólogo a partir de los 50 años, sobre todo si se tienen antecedentes familiares.
  • Incluir en la dieta ciertos nutrientes que previenen el riesgo de padecer la enfermedad.

Comments

Leave your comment